Publicado: 3 de Enero de 2018

"Vodafone lanzará proyectos piloto de 5G en Sevilla y Málaga en 2018"ANTONIO FERNÁNDEZ. DIRECTOR TERRITORIAL DE VODAFONE EN ANDALUCÍA


  • Andalucía es "clave" para Vodafone en España: "Tenemos mejor cuota de mercado que en Madrid o Cataluña"

  • La firma aporta 888 millones a la economía andaluza y tiene 3,2 millones de clientes


-Es el director de Vodafone en Andalucía que ha permanecido más tiempo en el cargo. Lleva cinco años aquí, ¿qué resultados exhibe para haberse consolidado?

-Estos cinco años han sido apasionantes, el mercado de las telecomunicaciones ha evolucionado muchísimo y hemos pasado de ser una compañía muy especializada en móvil y voz a otra que ofrece todo tipo de servicios (televisión, internet de las cosas, cloud…) y que está obsesionada con la innovación, la calidad y la satisfacción del cliente. En Andalucía nos va francamente bien, tenemos muy buenos resultados y es uno de los mercados clave en España.

-¿Qué porcentaje representa la región en clientes y facturación?

-Tenemos en torno a 3,2 millones de clientes: 2,6 de móvil y 595.000 de banda ancha fija (fibra y ADSL), con datos a cierre de nuestro último año fiscal (en marzo de 2017). No damos datos de facturación por regiones, pero si en clientes el peso de Andalucía sobre el total de Vodafone en España representa un 20%, en ingresos está algo por debajo de esa cifra.

-¿El volumen de usuarios cómo ha evolucionado en el último año?

-Ha crecido un 4% aproximadamente respecto a marzo de 2016. El número de clientes tanto de fijo (fibra y ADSL) como de televisión no ha dejado de crecer: en el último año, un 7% y un 23%, respectivamente. En móvil, la cifra se ha estabilizado porque su nivel de penetración supera al 100% de la población. En móviles cada vez tenemos más contratos (más del 80% del total) y menos prepago.

-¿Se resignan a no crecer en móviles? ¿Cuáles serán las palancas de impulso de cara al futuro?

-El crecimiento en móvil no vendrá de la mano del volumen de clientes porque el mercado es ya muy maduro, pero sí a través de un consumo más intensivo de datos y servicios. Éste no es un sector que vaya a tener diez millones de usuarios nuevos. Con esta perspectiva, sólo queda robarnos clientes y que el mercado crezca a base de nuevos servicios y productos. La televisión es un buen ejemplo y el internet de las cosas también será un dinamizador. Se está hablando de que en 2020 cada persona tendrá unos cuantos objetos conectados a su teléfono (desde la mascota a un aparato de presión arterial) y para ello habrá que desplegar redes con mayor capacidad como el 5G. Vodafone pondrá en marcha en el segundo semestre de 2018 proyectos pilotos de 5G en Sevilla y Málaga. La idea es que la extensión de la red se haga en 2019 y la prestación de servicios llegue a principios de 2020.

-¿Los crecimientos de dos dígitos no se volverán a ver?

-Se ven en productos nuevos como la tele. Vodafone está a punto de alcanzar los 250.000 clientes de televisión en Andalucía.

-Hoy tienen 3,2 millones de clientes, el mismo volumen que en 2007, hace una década...

-En esto hay que hacer una aclaración: hace diez años, las tarjetas prepago que se dejaban de usar no se daban de baja y ahora sí, y las líneas de M2M se contabilizaban y ahora no. No se pueden comparar las cifras porque las de ahora son mucho más estrictas. Es verdad que hay operadores nuevos como Másmóvil o los virtuales, pero en Andalucía, los OMV están en una cuota del 10% más o menos. El impacto no ha sido tanto por este motivo como por aquél. La prueba es que nuestra cuota de mercado se ha mantenido en torno al 30%. En Andalucía hay tres operadores en la parte móvil con cuotas similares [Vodafone, Movistar y Orange] por el nivel de competencia tan alto. Es casi un triple empate.

-¿Andalucía está resistiendo mejor la crisis que otras regiones?

-Nos estamos comportando de manera similar, pero históricamente es la comunidad donde mejor cuota de mercado ha tenido Vodafone en clientes, más que Madrid o Cataluña. Esto se debe al fomento de la competencia que ha habido siempre aquí. La Junta lanzó su red corporativa en 1998 y eso supuso un importante impulso.

-¿La facturación cómo ha evolucionado? ¿Se ha perdido terreno?

-El valor del mercado total de telecomunicaciones cayó casi un 30% entre 2009 y 2015 por dos motivos: menos número de clientes porque desaparecieron empresas; y caída del consumo por parte de los particulares. Esto, unido al alto nivel de competencia, ha hecho que los precios no hayan parado de bajar. El impacto ha sido muy grande, han sido años complicados, pero aún así hemos mantenido los niveles de inversión y hemos desplegado el 4G y la fibra. Por suerte, desde hace un par de años, el sector ha vuelto a subir un poquito, en torno al 1% ó el 1,5%. Vodafone está creciendo a nivel nacional y en Andalucía en la misma línea.

-¿Esto cómo se traduce en ingresos en la comunidad?

-En Andalucía el PIB es menor, por lo que el gasto también es menor. De ahí que, si la región aporta el 20% de los clientes de Vodafone en España, el porcentaje en ingresos esté un poco por debajo de esa cifra [a nivel nacional, la facturación de Vodafone es de 4.973 millones de euros a cierre de marzo].

-¿La mejora actual del sector será una tendencia o un espejismo?

-Ha habido por fin un punto de inflexión y ahora lo que nos toca es crecer. No vamos a ver crecimientos extraordinarios porque es un mercado muy maduro, pero sí debemos ser capaces de dar cada vez más servicios y que, a través de ellos, el mercado se vaya ensanchando. Lo lógico es innovar sí o sí para sacar nuevos productos y funcionalidades, y dar el mejor servicio al cliente. Éstos son los pilares.

-¿Cuánto aporta Vodafone a la economía andaluza?

-El último año ha aportado 888 millones en inversiones, sueldos de empleados y compras a empresas. La cifra supone una ligera bajada respecto al año anterior y tiene su explicación en la parte inversora, pues 2015 fue el año punta del despliegue del 4G y al siguiente el desembolso fue algo menor.

-¿Qué volumen de inversión realiza la compañía en Andalucía?

-Tenemos un ritmo bastante estable, en torno a los 100 millones anuales, pero en los últimos años hemos acometido un impulso mayor debido al despliegue de la red 4G, con lo que la cifra se ha situado por encima de los 350 millones en tres ejercicios. Otro capítulo en el que también hemos invertido ha sido en la actualización de la red de fibra de ONO, lo que nos hace ser el primer operador que ofrece una velocidad de un giga de bajada.

-¿El acuerdo para alquilar infraestructuras de fibra a Telefónica implicará un freno a la inversión?

-No. Aquí estamos haciendo un doble despliegue. Por un lado, ofrecemos a nuestros clientes la red de Telefónica y, por otro, seguimos invirtiendo en nuestra propia fibra de dos formas: actualizando la que tenemos de ONO y extendiéndola hasta llegar a la totalidad de unidades inmobiliarias de las zonas donde estamos presentes, que son sobre todo capitales de provincia y grandes ciudades. Vodafone seguirá inyectando en Andalucía del orden de 100-120 millones al año; el acuerdo con Telefónica en fibra nos permitirá usar este presupuesto en otras partidas.

-¿A qué población llegan con fibra y cuáles son las metas?

-Comercializamos fibra en más de 3,1 millones de unidades inmobiliarias (hogares y locales comerciales), de las que más de 1,4 millones son de la red propia. No tenemos objetivos, pero vamos a incrementar el despliegue de manera paulatina. Las ciudades que quedan son cada vez más pequeñas y ese crecimiento es más lento. Nos pasa igual que con el 4G: hemos llegado ya al 98% de la población y ahora es cuando queda lo difícil, puesto que pasar del 98 al 99% significa realizar un despliegue de muchos nodos al tratarse de núcleos de población muy pequeños.

-¿La idea es cubrir todas las localidades andaluzas tanto con fibra como con 4G?

-Lo lógico es que lleguemos al 100% de los hogares con banda ancha ultrarrápida, ya sea 4G, fibra u otra cosa. Eso vendrá determinado por la evolución tecnológica. Si hablamos de que en 2020 dispondremos de 5G y de que va a dar unas funcionalidades, tal vez, superiores a las de la fibra, habrá que ir viéndolo.

-En fibra, ¿cuándo podría llegar Vodafone a todo el territorio?

-No me atrevería a dar una fecha, el despliegue es lento porque requiere de obra civil. La tecnología va a posibilitar disponer de los mismos servicios por un medio u otro y es mucho más rápido y fácil llegar con la red móvil. Hay que tener en cuenta la rentabilidad y la lógica empresarial, pero estoy convencido de que todos los municipios van a tener acceso a banda ancha ultrarrápida y ya estamos cerca.

-Sus planes pasaban por llegar al 100% de la población andaluza con 4G a finales de este año, ¿lo han conseguido?

-En 4G ya estamos en el 98%, más de 640 municipios de los 770 que hay en Andalucía. Nos quedan 130. En cuestión de meses haremos pleno si no encontramos problemas de concesión de licencias por parte de los ayuntamientos, algo cada vez menos frecuente.

-¿Cómo va el despliegue de 4G+?

-Ya puede disfrutarse en más de 150 ciudades. Es una evolución del 4G con la que se van dando pasos hacia el 5G. Mientras llega esta tecnología que ofrecerá velocidades superiores a un giga, se está trabajando en la reducción de la latencia, que es el tiempo de respuesta que tiene el móvil desde que le das una orden (milisegundos), lo que es fundamental para los vehículos autónomos, y en todo lo que tiene que ver con el internet de las cosas (IoT). Hay una evolución que se ha estandarizado a nivel mundial y que Vodafone ha implantado hace unos meses en Sevilla y Málaga, que se llama Narrowband IoT. Es internet de las cosas de banda estrecha, que permite mayor penetración de la cobertura y poder conectar muchísimos más dispositivos a la red. Dos de las primeras experiencias comerciales las hemos hecho en estas ciudades con sus empresas de aguas: tenemos cientos de contadores conectados de los que tomamos medidas en tiempo real del consumo y otras cosas.

-La fibra va a durar la tira de años, pero la tecnología móvil es más efímera, ¿las inversiones son muy grandes para lo poco que duran?

-Esa sensación es real. Pero también es cierto que, a día de hoy, las redes 2G, 3G y 4G funcionan en paralelo y con interconexión en función de la necesidad y la disponibilidad. El 4G sólo tiene tres años y aún le quedan muchos por delante aunque el 5G irrumpa en 2020. Con el cable tienes una sensación diferente, como que lo pones y listo, pero también se está sustituyendo el de cobre por el de fibra y se están cambiando los equipos, y eso conlleva inversiones fuertes.

-¿Qué peso tiene el sector público en el negocio andaluz de Vodafone?

-En torno a dos tercios provienen de la parte de consumo y un tercio de las empresas. La aportación de la Administración Pública está cerca del 10% del total de ingresos -entre Junta, ayuntamientos, diputaciones, universidades-.

-¿Cómo es la relación con la Junta?

-Además de ser uno de nuestros clientes más importantes, propicia un entorno de colaboración público-privado magnífico para los proyectos de innovación. El programa Minerva es una iniciativa en la que apoyamos el emprendimiento en el sector TIC y que ya ha impulsado más de 70 proyectos. De la mano de la Junta, también contamos con el Vodafone Smart Center en Sevilla, donde desarrollamos soluciones en materia de ciudades inteligentes. En Andalucía estamos a la vanguardia de un sector que está todavía por hacer.

-¿Ahora que Vodafone cuenta con la baza de ONO a qué aspira en el contrato de la red corporativa?

-2018 será año de concurso. En el último, la Junta sacó nueve lotes y nosotros nos hicimos con tres: el de voz móvil; el principal de internet; y el de respaldo de datos (backup). Nos presentaremos a todos porque tenemos capacidad de dar servicio en igualdad de condiciones que el resto de operadores. Nuestro peso actual en las comunicaciones de la Junta no llega al 25%.

-La sintonía con la Junta no ha impedido que ésta les multe por irregularidades en la contratación, la publicidad y las garantías de sus servicios, así como en la información a consumidores y usuarios…

-Son las reglas del juego: la Junta es un magnífico cliente, como partner también es fantástico y, además, tiene su faceta regulatoria que, por supuesto, ejercita. Aquí nos toca mejorar de manera continua. La sanción es de hace algunos años y desde entonces hemos mejorado de forma muy significativa.

-El sector figura entre los que más quejas suscita entre los usuarios, ¿por qué esto no cambia?

-Yo creo que sí está cambiando. El sector ha crecido de forma exponencial en poco tiempo y ese crecimiento puede que nos haya desbordado un poco a todos. Está muy preocupado y está poniendo el foco en la mejora del servicio y la satisfacción del cliente. Puede que quede mucho por mejorar porque venimos de donde venimos, pero hemos conseguido dar un salto.

-¿Cómo se da uno de baja de Vodafone?

-Lo normal es que si llamas para darte de baja, la persona que te atienda intente saber por qué y trate de ofrecerte una solución. Si las opciones no te convencen, debe cursar tu petición.

-A veces no es así de sencillo…

-No debería pasar, pero fallos puede haber. Estamos obsesionados con la satisfacción del cliente. ¿Que todavía quedan cosas por mejorar? Absolutamente. Ojalá hubiera errores cero, pero ante éstos, sólo queda pedir disculpas, aprender y hacer planes para mejorar. Pero es cierto que está produciéndose un cambio: se han reducido los volúmenes de reclamaciones, problemas y quejas, y eso ya se ve en los números. Aunque todavía no hemos llegado a destino que es dar un servicio excelente al 100% de los clientes. Ése es el objetivo.

-¿En plantilla cuántas personas tiene Vodafone en Andalucía tras los ERE de los últimos años?

-El empleo directo asciende a 288 personas (en marzo de 2017) y el indirecto a más de 7.000. A cierre de marzo de 2016 había 335 trabajadores directos. El recorte se debe al ERE que se llevó a cabo tras la integración de ONO y a la externalización de algunos servicios, como el mantenimiento de la red móvil y la fija.

-¿Qué perspectivas hay en materia de empleo a medio plazo?

-La idea es que el empleo se mantenga. Debemos ser capaces de ganar más clientes, que estén satisfechos y gasten más, y de seguir la senda de crecimiento que hemos recuperado. Somos una empresa muy comprometida con la plantilla -con planes para la conciliación de la vida laboral y familiar, para que la baja de maternidad se pueda coger semanas antes...-, intentamos ser una compañía muy friendly, donde dé gusto trabajar.

-¿Cuántas tiendas tienen?

-Entre propias (cinco) y franquicias tenemos 97 en Andalucía. Puntos de venta exclusivos son otros 200 y también hay no exclusivos (venden otras marcas).

-¿Qué inversión realiza la Fundación Vodafone en Andalucía?

-Este año ha destinado cerca de un millón de euros. Intentamos mejorar la calidad de vida de las personas a través de la tecnología. Desde aquí hacemos cosas muy bonitas apoyados en empresas locales, como formar a personas mayores en nuevas tecnologías, más de 8.700 andaluces este año, o desarrollar proyectos como la primera serie audiodescrita para móvil.


Fuente: Diario de Sevilla